Crioterapia
5 (100%) 1 voto

Los tratamientos de crioterapia consisten en la aplicación de frío extremo en la zona cutánea superficial para tratar lesiones que deseamos eliminar como verrugas, manchas, queratosis seborreica…El objetivo de la crioterapia es congelar y así eliminar las lesiones a tratar, sin dañar el tejido que rodea la lesión.

Ficha técnica

  • Duración intervención:
    30
  • Anestesia:
    No necesaria
  • Hospitalización:
    No necesaria. Proceso ambulatorio
  • Recuperación:
    Inmediata
  • Resultados:
    Inmediatos. Resultados definitivo a los pocos días
Pasos

1ª Consulta

  • Realización de historia clínica
  • Valoración de la zona y tipo de lesiones
  • Entrega de consentimiento informado
  • Información individualizada
  • Presupuesto

2ª Tratamiento

  • Fotografías de estudio del caso
  • Intervención
    • Medicamentos anestésicos
    • Intervención quirúrgica ambulatoria
  • Postoperatorio
    • Tratamiento médico
    • Seguimiento y alta
    • Secuencia de recuperación rápida
Técnica

Esta técnica se realiza a través de nitrógeno líquido, que produce una bajada de la temperatura en el tejido hasta la congelación de la zona, para la posterior extirpación de la lesión. Se trata de una quemadura por frío, que se produce por el aire a presión de nitrógeno líquido.

En primer lugar para realizar este tratamiento, se procede a la desinfeccion de la zona, después se realiza la aplicación de frío máximo sobre la piel a tratar. Con este tratamiento podemos eliminar lesiones tumorales, lunares, queratosis seborreica, queratosis actínicas, manchas, angiomas…en definitiva todo tipo de lesiones cutáneas malignas o benignas de la piel.

Para esta técnica se utiliza un hisopo como aplicador, que se sumerge en nitrógeno líquido para aplicarlo directamente sobre la piel para la congelación completa de la zona entre 5 y 20 segundos, dependiendo del tamaño de la lesión. Después de procede a la extirpación de las citadas lesiones.

Una vez realizado el tratamiento se crea en la zona una costra o oscurecimiento de la piel, con apariencia de quemadura, en algunas ocasiones puede aparecer una ampolla, o una cicatriz, normalmente todas estas señales se curan en unos días.

Se trata de unas las técnicas más utilizadas para la eliminación de imperfecciones superficiales de la piel, se trata de una quemadura controlada. Es una intervención sencilla sin apenas contraindicaciones, y para la que no se necesitan cuidados previos. Eso sí, al tratarse de una herida, se debe evitar realizar en pacientes que tengan una mala cicatrización.

Para la crioterapia no es necesario el uso de anestesia local, y normalmente es un tratamiento con pocas molestias y de rápida recuperación.

Cuidados

Es una intervención que apenas requiere cuidados post-quirúrgicos.

Es recomendable la aplicación de un antiséptico para evitar infecciones en la zona, y si se observa aspecto de infección hay que acudir a un centro médico para su revisión.

Además se debe lavar la zona tratada con especial precaución una o dos veces al día, y la utilización de apósitos o vendas si es una zona que roza con ropa.

También es importante no olvidar la aplicación de protección solar durante las primeras semanas para evitar que la piel tratada se pigmente.

Es un tratamiento para lesiones que no hay que analizar bajo microscopio.

Antes es de realizar el tratamiento es necesario desinfectar la zona a tratar.