Elevación de cejas
5 (100%) 3 votos

Hay muchas personas que tienen las cejas muy caídas, ya sea por envejecimiento, por la pérdida de elasticidad de la zona y tejidos, o por genética.

Ficha técnica

  • Duración intervención:
    Depende de la técnica que se realice
  • Anestesia:
    Para las técnicas ambulatorias no es necesaria, para las técnicas quirúrgicas sí
  • Hospitalización:
    Proceso ambulatorio en las técnicas sencillas, hospitalización en el lifting
  • Recuperación:
    Depende de la técnica
  • Resultados:
    Depende de la técnica
Técnica

Según la técnica que utilicemos para la elevación de cejas, hay soluciones médicas o soluciones quirúrgicas. El objetivo de todas estas técnicas es el reposicionamiento de las cejas, para que estén en armonía con los párpados, ojos y frente, y así conseguir un equilibrio en el rostro.

Para realizar una elevación de cejas podemos usar varias técnicas, bien con soluciones médicas o con soluciones quirúrgicas, las explicamos a continuación:

Las soluciones médicas se realizan de dos formas diferentes:

  1. Aplicando toxina botulínica en los depresores de las cejas produciendo un desequilibrio entre los depresores y los elevadores de las cejas, provocando el levantamiento de la ceja. Es una técnica temporal con apenas riesgos secundarios.
  2. A través de hilos tensores de conos mediante los cuales se pueden elevar las cejas en casos que se quiera mayor temporalidad en el tratamiento. Se consigue una elevación que puede durar entre un año y año y medio. Esta técnica solo requiere anestesia local, tiene muy pocos efectos secundarios y podría aparecer algún cardenal en la zona donde se infiltra, es un tratamiento ambulatorio.

Las soluciones quirúrgicas son las siguientes:

  1. Elevación superciliar es una técnica sencilla mediante la cual se hace una incisión en el reborde del pelo de la ceja al nivel de la zona que queramos elevar y se extirpa la piel superior, quedando una cicatriz fina y disimulada justamente en el filo de la ceja, que además podría micropigmentarse posteriormente. Es una cirugía que se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local, con escaso post-operatorio. Es necesario evitar sudoraciones intensas la semanas después a la intervención pero no es necesario cese de la actividad al tratarse de una cirugía menor.
  2. Elevación de cejas por browlift por vía temporal. Se trata de elevar el tejido de la frente por encima de la ceja dejando una cicatriz interna en el pelo. Hay mayor riesgo de daño neural, de menor duración de los resultados conseguidos, aunque nos permite también tensar el tejido de la frente y no deja cicatrices visibles en la cara, ya que la cicatriz queda en el cuero cabelludo.
  3. Lifting frontal: Levanta las cejas por una incisión coronal o endoscópica, que eleva todos los tejidos de la frente y estira la frente además de elevar las cejas. Es una cirugía mayor, con los riegos que conllevan una intervención de este tipo.

La asimetría y que la cicatriz no sea de buena calidad son efectos secundarios que se pueden dar en todas estas técnicas. Cada procedimiento tiene sus ventajas y desventajas por lo que una valoración personalizada y un correcto diagnóstico en la consulta será fundamental para realizar una técnica u otra.

En la consulta de la cirujana plástica Martínez Padilla  se analizará cada caso concreto para decidir el procedimiento más adecuado al caso, según necesidades y objetivos del paciente y valoración de la directora médica de la clínica.

Cuidados

Los cuidados posteriores dependerán del tipo de tratamiento (quirúrgico o médico) que hemos realizado.

Para las soluciones quirúrgicas, en una semana el paciente podría incorporarse a su actividad diaria, aunque la actividad deportiva es recomendable que se retome a los 15 días de la intervención. Se deberá aplicar cremas antibióticas para evitar infecciones.

El reposo tras este tipo de intervenciones es muy importante, durante al menos 10 días. Además hay que evitar  movimientos bruscos, y la alimentación debería ser blanda, de fácil masticación.

Para las técnicas ambulatorias es recomendable aplicar frío local en la zona, en algunos casos la toma de antibióticos o analgésicos si hay molestias, y realizar el seguimiento en las revisiones de la clínica.

En todos los procedimientos es recomendable además el uso de protector solar y se debe evitar la exposición total al sol durante los primeros meses. Además de seguir las indicaciones del equipo médico y acudir a la revisiones periódicas que se determinen, para el seguimiento del tratamiento y los resultados.