En

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en numerosos tejidos y órganos del cuerpo humano: epidermis, tejido conectivo, cartílagos, líquido sinovial, ojos, etc. Una de sus propiedades más importantes es su capacidad para atraer y retener el agua, lo que hace que esos tejidos se mantengan en buenas condiciones.

En el proceso de envejecimiento la presencia de ácido hialurónico en el organismo disminuye progresivamente y como consecuencia la piel pierde hidratación y por tanto, elasticidad y firmeza tornándose más flácida y abriendo así la puerta a la aparición de arrugas.

También ocurre otro tanto en las articulaciones, de modo que los cartílagos se hacen más rígidos, pudiendo romperse y hacer que se sienta dolor con cada movimiento a causa del roce entre los huesos.

En medicina estética el ácido hialurónico se utiliza para infiltraciones con las que se rellenan las arrugas, devolviendo el aspecto terso a las zonas de la piel en las que se aplica. Se utiliza para la eliminación de las arrugas del entrecejo, las comisuras de la boca, el contorno de los labios, las patas de gallo y la frente.

Además de rellenar arrugas, se puede usar para rejuvenecer, resaltar o corregir las facciones potenciando la belleza de la persona, entre otros.  Su uso más extendido es el de aplicarlo para aportar volumen como para aumento de labios con ácido hialurónico, marcación mandibular o aumento de pómulos.

El tratamiento de ácido hialurónico se inyecta en la piel mediante una jeringuilla muy fina. Generalmente no se requiere anestesia local, aunque en ocasiones ésta se puede utilizar, dependiendo de las zonas en las que se aplica.

No, la aplicación de ácido hialurónico por lo general no es dolorosa, pero es posible aplicar anestesia local a fin de evitar cualquier molestia. También podemos usar frío local. Es imprescindible que quien realice el tratamiento de ácido hialurónico sea un profesional en medicina estética.

Dependiendo del anestesista optará por sedación o anestesia general

Siempre que sea posible y siempre que lo desee el o la  paciente, aconsejado por su médico especialista. Para evitar unos resultados exagerados se debe hacer una vez al año o como mucho dos.

Es posible. Una vez realizado el tratamiento puede producirse un enrojecimiento de la piel e incluso aparecer algún edema o hematoma.

  • Propiedades hidratantes.
  • Es capaz de atraer y retener una gran cantidad de agua lo que favorece la regeneración celular.
  • Tener un aspecto más terso.
  • Aumentar grosor y volumen en los tejidos.
  • Regenerar el brillo natural de la piel.

No hay un rango de edad indivado para este tratamiento. Si se puede diferenciar un rango de edad específico en función de diferentes expectativas o resultados a conseguir con el tratamiento de ácido hialurónico. Por ejemplo si queremos rellenar arrugas o aportar volumen en los labios.

En gente joven; que buscan un resultado estético se emplea para mejorar el relleno de labios y pómulos y correcciones de ojeras o defectos en la nariz.

En la edad adulta, el rostro empieza a perder volumen y esto se puede contrarrestar con la infiltración de hialurónico. Finalmente, en las personas con más edad, se usa para rejuvenecer de forma general.

No, la nariz se puede modelar con el ácido hialurónico, pero existen muchas estructuras internas que no podemos corregir sin ser a través de una intervención. Solo se puede corregir , por ejemplo, el hueso nasal para que no se vea el caballete o levantar la punta. No se puede es reducir el tamaño, ni la desviación. Para ello, es importante un buen diagnóstico antes del tratamiento ya que todos los casos no son idóneos para una rinomodelación.

Este es un miedo común porque se ven casos de volúmenes exagerados o extraños. El aumento de labios con ácido hialurónico es un tratamiento que, bien realizado, ofrece grandes resultados dando un aspecto muy natural, aunque también depende del gusto de cada paciente.

No, las ojeras se pueden disimular gracias a este tratamiento de infiltración de ácido hialurónico. Su uso ayuda a recuperar el volumen de la zona de la hundida en la ojera pero no eliminar el color oscuro. Al rellenar esta hendidura se consigue un aspecto descansado. 

No. Es posible encontrar diferentes fórmulas de diferentes casas comerciales. Son diversos los efectos que podemos conseguir en la piel según el ácido hialurónico utilizado.  Una de las diferencias está en  el de alto peso molecular, el de peso medio y peso pequeño y entre otras dependen de la zona de aplicación y la finalidad.  No es el mismo ácido hialurónico el que se usa para rellenar las ojeras como para aumentar el volumen de los labios.

Es el más efectivo en cuanto a tiempo porque su alto poder molecular le permite un alto rango de hidratación inmediata. Es el ideal para cuadros de deshidratación avanzada.

Actúa a nivel profundo en la piel. La hidratación es mucho mayor y también promueve la neosíntesis del ácido orgánico. Esto quiere decir que restituye el nivel de compuesto perdido en la piel y promueve la generación natural.

Su aporte a nivel estético es el de llegar a niveles mucho más profundos que casi de inmediato es posible notar cómo desde las arrugas hasta las mínimas líneas de expresión desaparecen.

El Botox relaja los músculos que provocan las arrugas mientras que el ácido hialurónico rellena la pérdida de agua. El ácido hialurónico permite recuperar el volumen perdido del tejido cutáneo, mientras que el Botox no consigue esto.

Tanto el ácido hialurónico como el botox  son capaces de eliminar los signos de cansancio de forma progresiva, recuperando el brillo y la luminosidad del rostro. De igual manera, es importante que sean aplicados por profesionales certificados a fin de garantizar sus resultados.

El efecto puede llegar a los 12 meses. Todo dependerá de tu edad, el área tratada, la calidad de la piel y por supuesto, el estilo de vida que tengas.

Al ser una sustancia biocompatible -que se produce de forma natural en nuestro organismo-, no produce efectos secundarios, aunque cualquier posible efecto secundario será descartado en consulta previa.

  • Tras el tratamiento es recomendable no fumar inmediatamente
  • No es recomendable igualmente tomar el sol o aplicarse rayos UVA, durante los días posteriores
  • Las limpiezas faciales agresivas tampoco están recomendadas en los primeros días.
  • No es conveniente tocarse, ni dar un masaje en la piel que rodea el lugar tratado.
  • Sí puede usarse maquillaje pasadas las primeras 24 horas.
  • También se aconseja no realizar expresiones faciales exageradas, forzando la zona tratada.
  • Es recomendable incorporar en la rutina de cuidados diarios una crema que contenga ácido hialurónico.

Por motivos sanitarios, los viales de ácido hialurónico no se deben compartir entre pacientes.

Publicaciones Recientes