En

La toxina botulínica se administra en su dosis adecuada mediante inyecciones con agujas muy pequeñas y finas.

La toxina botulínica se puede usar  para tratamientos faciales, en arrugas de expresión faciales; de la zona del músculo frontal, el entrecejo y la zona peri-orbitaria, comúnmente conocida como patas de gallo.

También se puede usar para relajar los músculos maseteros para tratar el Bruxismo, o para disminuir la sudoración ( Hiperhidrosis) en manos, pies o axilas.

La aplicación de botox no duele, se percibe una leve molestia que dura muy pocos segundos. Para impedir esta molestia, se puede usar una crema anestésica media hora antes o aplicar hielo local para insensibilizar la zona.

Los resultados del tratamiento de botox comienzan a hacerse visibles unas 48 horas tras  su aplicación y de forma gradual, manifestándose de forma plena al cabo de unos 10- 15 días tras el tratamiento.

La duración de los efectos del tratamiento de botox dependerá de cada paciente. Como norma general se mantendrá entre 3 y 6 meses, desapareciendo de forma progresiva. En estaciones de primavera- verano dura su efecto se ve disminuido por los efectos del Sol.

No, esto no ocurre con este tratamiento.

Entre algunos efectos, destaca la posibilidad de generarse pequeños hematomas en la zona en la que se ha practicado la inyección.

La alergia al producto es muy rara, aunque hay que tener precaución en alérgicos al huevo por su contenido en albúmina. Es de vital importancia que lo aplique un especialista capaz de diagnosticar correctamente al paciente y determinar en qué puntos administrar el producto, así como el número de unidades más adecuado.

Si no se inyecta de manera adecuada puede dar lugar a asimetrías, alteraciones de la movilidad facial, ptosis palpebral (efecto de ojos caídos), que puede producirse por excesivas dosis, dispersión del producto o la causa más frecuente, mala técnica de inyección. Estos efectos son reversibles y desaparecen en cuestión de tiempo.

Dependiendo del anestesista optará por sedación o anestesia general

Puede variar de entre los 18 años-65 años en adelante, pero los años no tienen por qué marcar el inicio de un tratamiento como este. Son más bien las necesidades de cada paciente con las particularidades de su rostro y de su piel lo que determina el uso de botox. 

No, nunca aparecerán más arrugas por dejar de ponerte botox.

El proceso de envejecimiento seguirá  el mismo curso que antes de iniciar el tratamiento. Si se lleva a cabo de forma adecuada y continuada, evitará futuras arrugas y  conservará una apariencia natural .

No es malo realizarse cuantos tratamientos de botox se quiera, pero siempre y cuando  se cumplan los plazos recomendados entre cada sesión. Puede ser en el caso de medicina estética facial dos aplicaciones al año, o en el caso de hiperhidrosis una aplicación al año habitualmente.

Si, existen controles muy exhaustivos para el botox:

pasa un control sanitario
depósito de medicamentos
control farmacéutico
Registro interno de trazabilidad

No, el botox sólo es exclusivo para un paciente, ya que se tiene que manipular el producto y puede generar residuos orgánicos que pueden ser contagiosos para otras personas como es el caso de enfermedad tipo VIH.

No se aconseja realizar deporte.
Se recomienda mantener la cabeza erguida durante las 4 horas posteriores.
No se puede tomar aspirina para no provocar hematomas
No realizar sesiones de sauna o acceder a espacios muy calurosos durante los días siguientes.
no maquillarse las primeras 4 horas.

Nosotros no somos fieles a un mismo producto, ya que puede darse el caso de que se tenga que alternar el producto. Esto ocurre porque existen pacientes más resistentes. En nuestra clínica de cirugía plástica y medicina estética usamos las siguientes marcas de botox: Bocouture, Vistabell y Azzalure.

No es conveniente ya que el calor favorece su reabsorción. No se recomienda este tipo de tratamientos hasta pasados 15 días de su inyección.

Publicaciones Recientes