En

El aumento de pecho con grasa propia del paciente (lipofilling de pecho) se lleva a cabo en dos fases, primero te extraemos la grasa mediante liposucción con unas cánulas finas. Nuestro liposuctor Agualipo está pensando además de para extraer la grasa mediante liposucción para el lipofilling mamario, porque preserva la grasa de forma óptima gracias a su forma de extracción. La liposucción con Agualipo permite la supervivencia de la grasa al 90%, es decir, permite extraer casi viva para después infiltrarla. El éxito del lipofiling depende en gran medida de esto último.

Una vez extraída, la grasa se decanta en un vaso estéril. La grasa necesaria para realizar la intervención de lipoflling de pecho, es purificada para su posterior infiltración en la zona receptora.

Con la técnica de liposucción WAL (Water Assisted Liposuction) de Agualipo conseguimos la viabilidad del 90% de las células, lo que supone un gran avance en cuanto a los resultados de la intervención de transferencia de grasa (lipofilling de pecho).

Durante una sesión de aumento de mamas mediante tu propia grasa (lipofilling mamario) se suele aumentar como regla general una talla. Intentar aumentar más puede traducirse en que la grasa no prenda y el resultado no sea el esperado. Siempre tienes que tener en cuenta que con este método de aumento mamario (lipofilling mamario) mediante tu propia grasa van a ser necesarias al menos dos sesiones de lipofilling de pecho dependiendo de la cantidad de volumen que desees aumentar.

Podrías ser candidata al lipofilling mamario si eres una persona con peso estable y con acúmulos de grasa en determinadas zonas como puede ser abdomen, caderas, flancos, etc. Te valoraremos en consulta.

Las zonas donantes de grasa para un lipofilling de mamas suelen ser el abdomen, las caderas o cartucheras, la cara interna de los muslos y la zona de los flancos.

Normalmente, te quedarías ingresada una noche. Después visitarás nuestro centro donde te explicaremos la carta de alta y las indicaciones dadas por nuestro equipo médico

Dependiendo del anestesista optará por sedación o anestesia general para tu cirugía de lipofilling de mamario.

El postoperatorio de un lipofilling mamario es bastante llevadero y perfectamente controlable con la medicación prescrita. Se describe como “unas agujetas intensas”.

Después de un aumento de pecho con tu propia grasa (lipofilling mamario) saldrás de quirófano sin sujetador. Sólo cubrirán unos apósitos las heridas producidas para infiltrar la grasa que estará suturadas con un punto.

Tras la cirugía de lipofilling mamario, los cuidados generales son:

Podrás ducharte con jabón de Clorhexidina 48h después de la intervención.
Secamos con gasas estériles las heridas y tapamos con apósitos.
Todas las suturas se retirarán entre 5-7 días.
Llevarás una faja en la zona de liposucción.
Deberás guardar reposo durante 15 días.
Dormir boca arriba durante 1 mes.
Recomendamos usar ropa holgada durante 1 mes.
Tomarás antibióticos y calmantes. Posiblemente, heparina.

Tras un lipofilling de mamas, la grasa infiltrada en la mama va a seguir el mismo curso que el resto de grasa del cuerpo con lo que si engordas, los adipocitos o células grasas de la mama también ganarán volumen y tu pecho aumentará de tamaño. El mismo proceso ocurrirá si adelgazas, si pierdes peso, perderás volumen en la mama.

Sí, puedes hacerte mamografías de control sin ningún problema, de hecho, te pediremos una mamografía en el preoperatorio de lipofilling mamario para valorar el estado de tu mama previa a la cirugía. Luego deberás hacerte una ecografía anualmente.

Sí, en mujeres que no quieren llevar implantes mamarios y quieren operarse el pecho con mamas tuberosas, podrán realizarse esta cirugía de lipofilling mamario. No cambiará mucho la forma, pero se corregirá la herniación un poco y será menos visible por el aumento de pecho.

Publicaciones Recientes