En

La reducción de pecho es un procedimiento en el cual se extirpa el exceso de tejido mamario para cambiar el tamaño y la forma de los senos. En la mayoría de los casos, las reducciones mamarias se realizan para aliviar los dolores y las restricciones físicas que soportan las mujeres con senos demasiado grandes y pesados.

Las mujeres con senos grandes y desproporcionados que sufren dolores, malestar y vergüenza por el tamaño de sus mamas pueden ser buenas candidatas para la cirugía de reducción mamaria. Las candidatas ideales para este tipo de procedimiento son las mujeres que no están actualmente embarazadas ni amamantando, y que no planean amamantar en el futuro.

Las principales ventajas de la reducción de pecho son:

  • Alivio de los dolores musculares
  • Mayor satisfacción personal con la apariencia.
  • Menor limitación durante la actividad física.
  • Proporción con sus estructuras corporales.

Entre las complicaciones de la reducción mamaria pueden incluirse problemas potenciales comunes a todas las cirugías: el sangrado excesivo, la infección, los hematomas, las reacciones adversas a la anestesia y las cicatrices. Los riesgos potenciales específicos de la cirugía de reducción mamaria son los senos asimétricos, los pezones desparejos, la alteración y pérdida de la sensación y la incapacidad de amamantar.

En el proceso de recuperación de la reducción de pecho será necesario usar un sostén quirúrgico durante varias semanas. En el transcurso de las primeras semanas después del procedimiento de reducción mamaria, pueden aparecer moretones y los senos pueden inflamarse. La inflamación puede causar la pérdida transitoria de la sensación en los pezones y la piel de los senos. El resultado visible no se observa hasta transcurridos 6-12 meses de la cirugía.

Una vez te den el alta, deberás coger cita en nuestra clínica.

<strong>Las primeras 48h no tendrás que realizar ninguna cura</strong>. Una vez nos visites en nuestra clínica, podrás curarte en casa tal como te explique nuestro personal de enfermería. Retiraremos los drenajes cuando el débito sea mínimo (normalmente tras 48h).

Retiraremos los drenajes cuando el débito sea mínimo (normalmente tras 48h desde la cirugía).

Tras la cirugía, en tu carta de alta aparecerán todas las recomendaciones a seguir tanto farmacológicas como de cuidados. Si tienes alguna duda, puedes consultar en nuestra clínica.

  • No debes realizar esfuerzos.
  • Reposo relativo durante una semana.
  • Tomarás antibióticos una semana y calmantes.
  • A veces, la Doctora Ana Martínez Padilla receta Heparina, dependiendo de la paciente.
  • No realizar deportes durante un mes.
  • No mantener relaciones sexuales durante dos semanas.
  • Llevarás un sujetador de presoterapia durante un mes.

Definitivamente, debes discutir tus metas con tu cirujano plástico antes de la cirugía. Después de todo, esta es tu elección y tu cuerpo. Algunas personas piden que sus nuevos senos sean lo más pequeños posible, mientras que a otras simplemente les gustaría que sean más proporcionales para con su cuerpo. Debe ser acorde a tu cuerpo y confiar en la recomendación de tu cirujano plástico.

Sí, toda cirugía deja cicatrices. La mayoría de las cicatrices se disimularán con el tiempo, alrededor de 6-12 meses, pero las cicatrices quedarán de alguna forma para siempre. Hay que tener en cuenta que no todo el mundo tiene el mismo tipo de cicatrices, esto es en gran medida genético. Otras personas tienen cicatrices pálidas y delgadas, mientras que otras tienden a tener cicatrices más gruesas. Algunas personas incluso forman queloides, un tipo de cicatriz anormal que crece más que la incisión o lesión original. Te recomendaremos en el caso de necesitarlo alguna crema o parche reductor de la cicatriz.

Son muchas las técnicas de reducciones mamarias, existen varios patrones posibles de cicatrización. Con la cirugía de reducción mamaria tradicional se producirán cicatrices con forma de ancla que se extenderán alrededor del pezón, hacia abajo en medio del seno y debajo de éste.

Las reducciones mamarias con incisión vertical suelen provocar cicatrices más cortas que también rodean el pezón y se extienden verticalmente hacia abajo del seno, pero no continúan debajo de éste.

Los senos permanecerán más pequeños de lo que serían en caso de no haberse realizado el procedimiento. Su aspecto será cónico e irá cambiando con el paso de los meses.

Las pacientes que aumentan de peso, quedan embarazadas o toman hormonas después de las reducciones mamarias pueden notar un incremento en el tamaño de los senos debido a un aumento natural en el tejido mamario. Además, los efectos de la edad y la gravedad pueden hacer que los senos cuelguen con el tiempo. No es una cirugía definitiva a largo plazo por las características que presente la paciente.

Para la cura, podrás ducharte con jabón de clorhexidina. Luego secamos con gasas estériles todas las heridas.  Cubrimos las heridas con lámina de Mepitel y tapamos con apósitos.

Esta cura se realizará cada dos días en la primera semana. En la segunda semana pasaremos a curar a diario.

Los moratones pueden durar de 2 a 3 semanas. Se volverán púrpuras, quizá verdes, y con el tiempo, amarillas antes de que se desvanezcan.

Los pezones no. Cambiará el complejo areola-pezón. Se tiende a reducir el tamaño (diámetro) de la areola junto con la reducción de senos para que la areola esté en proporción con el nuevo tamaño de los senos.

También existe una posibilidad muy pequeña (pero no nula) de perder la sensación en el pezón, o incluso de perder parte o la totalidad del pezón-areola en sí.

Aunque hay mucha investigación científica contradictoria, el resultado final es que no todas las pacientes pueden dar el pecho después de la reducción de pecho.

Muchas personas que no se han sometido a una reducción mamaria tienen dificultades para dar el pecho a sus hijos, por lo que es difícil saber con certeza cuáles son los porcentajes reales.

Sí, un levantamiento es parte de la reducción. Tus pechos quedarán definitivamente más levantados después.

La recuperación de cada persona es diferente, pero puede  hasta 3-6 meses para que sus pechos se sientan como tuyos’ de nuevo.

Tu cirujano plástico te dará instrucciones específicas sobre qué hacer después de la cirugía de reducción mamaria. Muchos cirujanos plásticos dicen que no se deben usar sujetadores con aros durante 6 meses después de la cirugía, ya que el alambre puede irritar tus incisiones. Los sujetadores deportivos con cremallera en la parte delantera son cómodos y seguros.

Esto es totalmente normal. Si tus senos son lo suficientemente grandes como para que esté indicado someterte a una reducción de mamas, entonces lo más probable es que tus senos sean parte de tu imagen corporal (la manera en que ve su ser físico en su mente).

No exactamente, pero tus pechos pueden agrandarse con el embarazo, la lactancia y el aumento de peso a medida que envejece. Afortunadamente, a menudo es posible hacer una segunda reducción si es necesaria.

Si la causa de tu dolor de espalda y cuello son tus senos, entonces una reducción debería ayudar. Aunque no hay una garantía del 100%, la mayoría de las personas ven una mejora importante en sus síntomas después de la cirugía de reducción de mamas.

El conocimiento es poder. Obtén toda la información que puedas. Escribe tus preguntas por adelantado. Puede ser difícil recordar todo lo que debe hacer durante la consulta con tu cirujano plástico. Además, asegúrate de que tu cirujano plástico esté certificado y tenga experiencia en la cirugía de reducción de pechos.

Puedes retomar las actividades livianas pocos días después de la cirugía de reducción mamaria. A fin de ayudar al proceso de curación, deben evitarse la actividad física rutinaria y los ejercicios durante al menos seis semanas después del procedimiento. Es muy importante evitar levantar pesos y empujar objetos durante este período.

Tampoco se recomienda la actividad sexual.

Publicaciones Recientes