La cirugía menor se ocupa sobre todo de las estructuras superficiales con técnicas quirúrgicas de corta duración, tales como la eliminación de lunares y verrugas, tratamientos de quemaduras o la eliminación de lipomas, entre otras como puedes ver a continuación.

Cirugía Menor

VenaSeal, el pegamento para las varices sin recuperación

Este tipo de cirugía se denomina cirugía menor o ambulatoria porque además de realizarse de forma rápida y en zonas muy concretas, por norma general, el paciente no tiene necesidad de hospitalización. Este tipo de intervenciones se han popularizado mucho en los últimos tiempos, ya que son una forma poco invasiva de conseguir ciertas mejoras estéticas y/o funcionales. Además, provoca una interrupción mínima en la rutina y cotidianeidad del paciente.

Las intervenciones de cirugía menor suelen realizarse con anestesia local (o en algunos casos, anestesia local más sedación) por lo que en la mayoría de los casos el paciente siempre vuelve a casa cómodamente después de la cirugía. Hay que destacar que no todas las intervenciones de cirugía menor se realizan con una finalidad estética. Por ejemplo en el caso de la extirpación de lunares y verrugas o en el tratamiento de varices, ya que son patologías que pueden provocar dolor, malestar y problemáticas posteriores que se pueden solucionar de forma relativamente sencilla.

En otras ocasiones, la cirugía menor ambulatoria es especialmente útil para mejorar zonas inestéticas que preocupan al paciente. Puede ser el caso de excesos cutáneos en los lóbulos de las orejas o en los párpados superiores. También se considerarían intervenciones de cirugía menor aquellas que tratan quistes grasos, solucionan el problema de los pezones invertidos u otros como lipomas o angiomas. El tratamiento de quemaduras es otra de las intervenciones más habituales englobadas dentro de la cirugía menor, así como la extracción de ciertos tumores cutáneos.

Algunas de estas intervenciones están cubiertas por el Sistema Nacional de Salud, pero las listas de espera suelen ser largas y en algunos casos no es conveniente esperar mucho para practicar la cirugía menor. Otras intervenciones, con un condicionante más estético que de salud, no están cubiertas y la solución más inteligente es acudir a Aurea Clinic.

Una de las cirugías menores más demandadas en Aurea Clinic es la extracción de bolas de bichat, o bichectomía. Esta sencilla intervención soluciona los efectos poco estéticos que esta acumulación de grasa produce. Consiste en la extirpación parcial o total de los cúmulos grasos localizados en los pómulos, logrando un mayor equilibrio de la estructura facial. Esta cirugía menor consigue resultados permanentes ya que estos cúmulos grasos no se regeneran con el tiempo. Además, la cicatriz es mínima y totalmente invisible, ya que la incisión se practica por dentro de la boca.

En Aurea Clinic disponemos de un quirófano propio especializado en cirugía menor con todas las medidas necesarias en materia de esterilidad y asepsia, por lo que el paciente dispondrá de todas las medidas de seguridad y emergencia necesarias, la comodidad de poder marcharse a casa operado de su cirugía menor en muy poco tiempo y, por supuesto, el trato cercano y familiar que caracteriza a nuestro equipo médico.