Lifting de piernas
4.5 (90%) 10 votos

Poder ponerse unos vaqueros ajustados o caminar por la playa en bañador son algunas de las motivaciones que pueden llevar a una paciente a la intervención de lifting de muslos, que consiste en la elevación, reposicionamiento y eliminación del exceso de piel y grasa en el tercio superior interno de los muslos.

Ficha técnica

  • Duración intervención:
    2-2:30 horas
  • Anestesia:
    Local y sedación o epidural
  • Hospitalización:
    24h
  • Recuperación:
    Incorporación laboral 5-15 días.
    Ejercicio 3-5 semanas
  • Resultados:
    Inmediatos
    Definitivos a los 1-2 meses
Pasos

1ª Consulta para la valoración médica y asesoramiento:  

  • Realización de historia clínica
  • Valoración de la zona para determinar tipo de intervención
  • Explicación al paciente de las fases específicas de su tratamiento
  • Entrega de consentimiento informado
  • Información individualizada
  • Presupuesto
  • Intervención con anestesia local
Técnica

El lifting de piernas consiste en la eliminación de la piel y la grasa sobrante en la parte de la raíz del muslo, dejando una cicatriz oculta en la ingle, de manera que se produce una retención de la piel que puede repercutir hasta la piel cercana a la rodilla. Con esta técnica conseguimos que la piel esté más lisa, más tensa, que no sobre grasa, y que no rocen las piernas.

Según el caso, hay que realizar una liposucción previa. En algunos casos muy severos, o pérdida masiva de peso, personas con mucha flacidez en la piel, es necesario eliminar también piel circunferencial de la pierna, lo cual nos llevaría a realizar la técnica quirúrgica de la cruroplastia, que elimina piel dejando una cicatriz vertical en la cara interna del muslo,  a diferentes alturas.

Cuidados

El lifting de piernas es una técnica que necesita de ciertos cuidados post-operatorios:

-Hay que tener especial precaución con los drenajes.

-Al principio se nota una cierta incomodidad al separar las piernas porque la piel se fija a los tendones de los abductores.

-Hay que llevar medias de compresión, y/o anticuagulación para activar la circulación (durante periodo de recuperación).

-Se recomienda caminar desde el día siguiente de la intervención, aunque habrá sensación de agujetas los primeros días.

-A partir de las 3 o 5 semanas posteriores, se recomienda empezar a hacer ejercicio.

Testimonios