En Noticias de Aurea Clinic

Hablamos de liporrevolución como concepto de la renovación de la finalidad de la liposucción. La liposucción es una de las cirugías estéticas más demandadas y no solo en España, sino en el mundo, y en general toda persona sabe a lo que nos referimos cuando hablamos de liposucción. Pero todas las liposucciones no son iguales.

Agualipo es el sistema de liposucción que usamos en exclusiva en Aurea Clinic. Somos pioneros en el procedimiento y apostamos por éste por las grandes ventajas que aporta para el paciente: es el sistema de liposucción menos invasivo y más seguro que existe para el organismo y nos permite extraer la grasa viva, de ahí que seamos liporrevolucionarios. Te contamos más.

¿Qué es y cómo funciona Agualipo?

Agualipo es un sistema de liposucción que se basa en una forma concreta de extraer los adipocitos de las zonas lipodistróficas, y que se consigue con un aparato de liposucción específico: el Agualipo de body jet. El Body jet nos permite extraer la grasa mediante una presión controlada, asistida por un chorro de agua que separa la grasa de los tejidos de manera mínimamente invasiva. Succionar la grasa a esta presión concreta, flotando en el agua, permite una mayor supervivencia de los adipocitos, dejándolos casi intactos para un posterior trasplante de estos a otra zona: el lipofiling. Cuando la grasa se trasplanta viva, los resultados son permanentes en el tiempo, además de muy naturales. No existe la posibilidad de rechazo como puede suceder con las prótesis.

Este es el hito, donde la grasa hace unos años no tenía mucho valor, ahora es la gran deseada por el gran abanico de posibilidades que nos abre. Antes, los pacientes de liposucción, querían una liposucción para quitarse volumen de una zona en concreto, cuando ahora, muchos de ellos buscan Agualipo no por el deseo explícito de retirar la grasa, sino por el de poner volumen en otra zona.

En cirugía plástica, las aplicaciones más comunes del lipofilling son el aumento de pecho o glúteos con grasa, sustituyendo a los implantes tradicionales. También para rellenos faciales permanentes como son el relleno de ojeras, o aumento de labios con grasa por ejemplo.

Pero la grasa también tiene aplicaciones en la medicina regenerativa: se injerta para tratar úlceras crónicas, aplicándola alrededor de esta o para mejorar las pieles radiadas con radioterapia.

En el campo de la ginecoestética, tiene un doble cometido estético-funcional, posibilitando al inyectar materia autóloga el estrechamiento de la vagina, que por un lado mejora la coitalgia, la sequedad vaginal y la tendencia crónica a las infecciones, y por otro, otorga un aspecto más rejuvenecido al área íntima femenina.

Y como colofón a la historia de la liporrevolución (que seguro que no acaba más que empezar), podríamos destacar su uso para extraer la función vascular estromal (SVF), que puede infiltrarse en las articulaciones, por ejemplo, para tratar el dolor crónico o enfermedades de tipo degenerativo.

A fin de cuentas la liporrevolución implica que la grasa de la liposucción ya no se tira, se reutiliza como un bien muy preciado.

Entradas Recomendadas
Bótox o toxina botulínica Sevillaregeneración con células madre de la grasa sevilla