En Noticias de Aurea Clinic, Tratamientos Cirugía Estética

¿En invierno para ocultar la faja? ¿En verano para aprovechar los días de vacaciones? ¿Antes de feria para entallar el traje? Quizá otoño….

“Lo imposible al momento, para los milagros hay que pedir cita”.

El proceso de decidir someterse a una operación de cirugía plástica en un clínica privada contiene las dudas normales de cualquier paciente que se va a someter a cualquier operación de cualquier cosa en cualquier sitio.
Pero implica, además, determinar en consenso con el equipo de la clínica en sí un factor que no se encuentra en el resto de intervenciones quirúrgicas: la fecha de entrar el quirófano.
Cuando un paciente acude a la seguridad social, y le proponen una fecha para un proceso quirúrgico (aunque no tiene que ser necesariamente de urgencia, podemos hablar de quitar un lunar u operar un menisco), no hay más discusión. Nadie piensa si tiene cómo organizar a los niños o en cuánto tiempo podrá conducir para ir al trabajo. Sin embargo, en nuestra clínica nos encontramos que a veces fijar el momento de la operación puede ser un hándicap.

A veces, porque la gente quiere al día siguiente, otras, porque puede el sábado del puente de la inmaculada, y en ocasiones, simplemente, porque necesitan saber cúal es la mejor fecha para operarse.

Existe la creencia popular de que los meses más cálidos como los del verano no son la época más indicada para una recuperación, porque ciertos procesos como la cicatrización resultan más lentos, etc. Este convencimiento es totalmente falso, realmente la fecha que uno tiene que elegir para su cirugía no tiene nada que ver con la época del año. En cualquier momento del año te vas a poder recuperar con unas condiciones estacionales u otras, simplemente tienes que tener el tiempo necesario para la recuperación, así como un margen por si existiera cualquier complicación.

Si necesito reposo en mi recuperación tras una cirugía estética ¿Verano o invierno?

En el caso de necesitar reposo para la recuperación -como dejar de realizar ciertas actividades o descanso-, la mejor época del año para realizarse una cirugía estética es aquella en la que dispongamos de días de descanso (vacaciones o baja laboral) para poder recuperarnos. Hay pacientes, que nos cuentan que no quieren “gastar” esos días en el proceso post-quirúrgico, y desde luego entonces, no son buenos candidatos a ninguna cirugía plástica. Ni no-plástica.
En cambio, si no necesitamos reposo tras la intervención, la mejor época de la año para realizarnos la cirugía dependerá de otros factores de interés. Por ejemplo, es común realizar operaciones faciales (lifting, blefaroplastia…) en la época de invierno, porque las bajas temperaturas pueden ayudar en los procesos inflamatorios y a que el paciente se sienta algo más cómodo.
Si hablamos de operaciones de contorno corporal como la liposucción o abdominoplastia, etc., primavera es la estación del año preferida para las personas que se someten este tipo de cirugías. La motivación es la dejar el tiempo de recuperación suficiente para lucir perfectos en el verano.

¿Podemos realizarnos una liposucción o abdominoplastia en verano?

Esto no quiere decir que no nos podamos operar en cualquier época del año, hay que adaptar la época del año a la vida y condiciones personales de los pacientes para llevar a cabo una cirugía y no al revés. Podemos realizarnos cualquier cirugía en cualquier época del año, pero si decidimos llevar a cabo una liposucción o una abdominoplastia en verano, por ejemplo, debemos tener en cuenta que hay que tomar ciertas precauciones y entender que debemos portar una faja , aún estando en meses de calor.

Recapitulando, la máxima que debemos tener en cuenta cuando vamos a realizar un operatorio es:
Tenemos que hacerlo en una época donde podamos seguir al pie de la letra los consejos que nos de el profesional que nos esté tratando para evitar posibles complicaciones.

Más info: 954 445 113 – pide cita

Entradas Recomendadas
Aurea Clinic con la lucha contra el cáncerCirugía mamaria: aumento de pecho, reducción y elevación de mamas