En Medios / Eventos, Noticias de Aurea Clinic

Somos muchos los que aún no hemos terminado de hacer nuestras compras navideñas: Falta de tiempo, indecisión o a la espera de que se nos ocurra el regalo perfecto hasta última hora.

Tenemos un batiburrillo de ideas que hemos recopilado durante todo el año con el afán de hacer los mejores regalos, porque nos gusta regalar bien.

Hacer un buen regalo (da igual si más o menos caro) en el sentido de responder a un deseo de la otra persona, denota complicidad entre las partes y deja escrito en el aire un mensaje de “me importas, te escucho y te conozco y por eso te he regalado lo que más querías y menos esperabas”.

Y nos sentimos bien cuando regalamos y cuando nos regalan, más por sentir que hemos investigado bien en la profundidad del otro que por el incremento patrimonial de bienes que supone ese chaquetón o aquella crema que lleva oro.

Hablando de cremas, hoy es muy habitual que en estas fechas se vendan muchos paquetes de productos para el cuidado facial y corporal para regalo, algo que hace tiempo era una costumbre poco común. Antes, regalar una crema se palpaba en cierto modo como una forma de decirle a la otra persona que debía cuidarse más, que se veía más añeja que la noche vieja anterior.

Sin embargo, la cosmética es actualmente un obsequio estrella porque suelen resultar práctica y deja entrever gran cantidad de confianza. Si sabes las ampollas flash que uso, me conoces bastante bien, jamás contaría ese secreto a un enemigo.

¿Qué pasa si hablamos de regalar cirugía plástica?

Porque podemos prometer y prometemos que no sabemos si porque se ha acabado la inventiva, o porque realmente estamos dejando de prejuzgar los retoques estéticos, mucha gente llama a nuestra puerta en estos meses, foto de su madre/amigo/pareja móvil en mano, preguntándonos por un vale regalo para un tratamiento de botox, una blefaroplastia o retocar una cicatriz. Las peticiones son tan variadas como las propias personas.

Sin embargo, cuando comenzamos a informarlos, explicando que es necesaria una valoración médica previa (puede hacerse online), siempre surge en algún momento de la conversación: ¿Pero, pensará que le estoy diciendo fea?

Definitivamente, la respuesta es no. Cuando se hace un regalo de este tipo, sabemos que la otra persona lo quiere, y que, además, se sentirá muy reconfortada por encontrar ese apoyo para dar el primer paso hacia adelante. Tanto la medicina estética como la cirugía plástica han sido tabúes no solo como regalos, si no como temática en general. La gente sigue precisando marcar la diferencia entre necesidad y capricho para pasar por quirófano, aunque esta linde se va diluyendo entre procedimientos quirúrgicos cada vez más seguros, más rápidos, menos invasivos y más asequibles.

De hecho, quizás no haya mejor regalo que el alivio de sentir que alguien cercano aprueba nuestras ganas de mejorar, también físicamente. Y es que la belleza no está solo en el interior, por fortuna para todos.

Si estás pensando en regalar cirugía plástica o medicina estética, cuenta con nosotros para hacerlo inolvidable.

 

Publicaciones Recientes

Comentario

aumento de glúteos en hombres sevillaIndiba Deep Care en Aurea Clinic Sevilla