En Belleza, Tratamientos Cirugía Estética

Es muy habitual en consulta recibir a pacientes que tras uno o varios embarazos se preguntan cómo es posible que pese a que hacen dieta y mucho ejercicio, sigan teniendo la barriga abultada, sin recuperar el estado original de su figura antes del periodo de gestación. Esto ocurre por la diástasis de rectos, una distensión de los músculos rectos abdominales que causa esta apariencia hinchada y flácida, y hace ganar varios centímetros de cintura “¿Hay solución?”, preguntan a continuación. Sí, la abdominoplastia, o dermolipectomía abdominal.

¿Por qué se abomba el vientre en el embarazo?

Todos hemos visto a algún deportista, atleta o persona de constitución delgada con la famosa “tableta” abdominal. Se le da un importante valor estético a esta zona del cuerpo y, pese a que todos la tenemos, conseguir un vientre plano es difícil y para muchas personas prácticamente imposible.

Esto es porque las dos filas de músculos que conforman los abdominales se unen por una una estructura tendinosa, que recorre de manera descendente la línea media del abdomen, la conocida como línea alba. Conforme avanza el embarazo y el volumen contenido en el vientre es mayor, la línea alba se expande y se genera la diástasis de rectos (la separación de estos músculos).

Durante el embarazo, la piel se estira y los músculos abdominales pierden su tono y firmeza, para dejar espacio al desarrollo del bebé. Si el estado previo de nuestra musculatura era bueno, cuando hayamos dado a luz los músculos volverán poco a poco a su posición natural. Pero si nuestra musculatura no era lo suficientemente fuerte o la distensión ha sido muy grande, la diástasis no remitirá del todo y el vientre quedará “suelto” propiciándose que se mantenga y se acrecente su abombamiento.

En este momento, los ejercicios físicos abdominales agresivos son contraproducentes. De hecho, tan solo conseguirán agravar la diástasis. Podemos recurrir a tratamientos como la radiofrecuencia Indiba Deep Care para intentar acortar la distensión entre los músculos y recuperar algo de firmeza. Pero para volver al estado original del abdomen antes de la gestación solo nos queda la opción de someternos a una cirugía de abdominoplastia, que no es poco.

Procedimientos para remodelar el cuerpo tras un embarazo

La cirugía más demandada por mujeres para mejorar y corregir las secuelas físicas del embarazo es la abdominoplastia. No obstante, muchas veces se combina la abdominoplastia con otras cirugías, como la lipoescultura Agualipo o la mastopexia (elevación de pecho) para lograr un mayor efecto y optimizar la vuelta a una silueta estilizada, en un contorno corporal armonioso, terso y joven.

¿Qué pasa si me quedo embarazada después de una abdominoplastia?

Desde el punto de vista obstétrico-ginecológico, la abdominoplastia no afecta de ninguna forma a un futuro embarazo, ni en tu capacidad de lactar, ni existirá ninguna complicación asociada directamente a la abdominoplastia. No obstante si te quedas embarazada después de una cirugía de abdominoplastia es muy probable que los efectos y resultados estéticos de la cirugía se pierdan. Lo más recomendable es que te realices la abdominoplastia a una edad en la que tus deseos de ser madre ya se hayan cumplido. 

Pero obviamente, no siempre se puede planificar absolutamente todo. Así que queremos compartir contigo estas anotaciones que seguramente te serán de utilidad en caso de quedarte o querer quedarte embarazada después de una abdominoplastia:

  • Intenta dejar pasar un lapso de al menos un año tras la abdominoplastia, para que la musculatura haya cicatrizado y se haya fortalecido por completo.
  • Si se te colocó una malla abdominal en tu abdominoplastia, es recomendable retirarla, porque tenerla durante la gestación puede llevar a la pared abdominal a distendirse por zonas menos adecuadas, al no poder hacerlo por las zonas “normales”.
  • Procura poner todas las medidas saludablemente posibles para no ganar mucho peso durante este nuevo embarazo si estás operada de abdominoplastia.
  • Utiliza productos antiestrías para minimizar la aparición de las mismas.

¿Sólo les pasa a las mujeres? Abdominoplastia en Hombres

Pese a que es una patología más frecuente en mujeres, los hombres también pueden presentar diástasis de rectos abdominales, por lo que también pueden ser perfectos candidatos a una abdominoplastia. En hombres, la diástasis de rectos aparece por otros motivos, como enfermedades tumorales, debilidad de nacimiento o como resultado de una cirugía en la zona (como una laparotomía media). También puede ser que realicemos una dermolipectomía abdominal o abdominoplastia sin tocar en absoluto estos músculos, retirando únicamente la piel sobrante tras pérdidas masivas de peso, por ejemplo.

Pese a que la diástasis de rectos abdominales no es una condición grave, muchas personas no contemplan la abdominoplastia y prefieren convivir con el problema. Pero si la diástasis es de gran tamaño, puede general problemas de salud similares a los que produciría una hernia.

Abdominoplastia para mejorar las secuelas del embarazo en Sevilla

Si quieres conseguir mejoría en tu contorno y firmeza abdominal tras tu embarazo, y tras probar los métodos naturales a tu alcance (dieta, ejercicio), no consigues los resultados que deseas, puede que tengas diástasis de rectos abdominales y la única solución sea la cirugía de abdominoplastia. Realiza nuestra valoración online gratuíta y la Dra Ana Martínez Padilla estudiará personalmente tu caso para determinar si eres buen candidato/a a una abdominoplastia para mejorar tu contorno abdominal y las secuelas del embarazo.

Entradas Recomendadas
Aumento de pecho con grasa en Sevilla en Aurea Clinic Ventajas y Inconvenientes